“Se está confirmando el apetito por el riesgo y es que, el binomio rentabilidad-riesgo funciona”.


“Los bonos de Japón, Alemania y EEUU han proporcionado poca renta en 2012 y los bonos corporativos van reduciéndola. La alternativa pasa, pues, por incrementar la exposición a la renta variable”.

“El mayor desafío, aunque ha ido bajando en probabilidades, sería una nueva crisis de deuda soberana. Pero las medidas tomadas en Italia y España están teniendo efecto”.

En cuanto a las medidas de estímulo económico, comenta que “tienen un impacto cuando son muy potentes o caen por sorpresa. Pero los QE ya son una tónica tradicional y por ello no tienen tanta efectividad. Estas medidas podrían plantearse como innecesarias a medio plazo”. ¿Habrá subidas de tipos de interés en EEUU? “como ya ha dicho Bernanke, podrían tardar 2 años. Todavía es muy prematuro, pero si las hubiera, sería una extraordinaria noticia porque significaría que la economía crece. No obstante, bursátilmente conviene invertir, no cuando las cosas están peor, si no cuando no están tan mal. A largo plazo no me preocupa una subida de tipos”.

A este ladro del charco, “sería muy positivo que no tuviéramos que motivar o inyectar liquidez a nuestra economía, porque eso significaría que España puede levantarse por sí misma”.

En este escenario, “apostamos por una pro-ciclidad del consumo, por lo que incorporamos a nuestra cartera autos, aerolíneas y tecnología. Los autos han ido muy bien, entre las aerolíneas lo ha hecho espectacularmente Air France, y en tecnología creemos que el momentum de Nokia está siendo claramente positivo. Así como el crecimiento estructural de las compañías de lujo”.


Declaraciones a Radio Intereconomía