Indra resucitó ayer tras varias sesiones de pérdidas consecutivas. El valor cerró la sesión con fuertes alzas y atacando la directriz bajista que arrastra desde hace un mes. Sin embargo, no sale de la triangulación en la que lleva inmerso desde que comenzara el año.
 
Indra ayer finalizó con alzas cercanas al 5% en los 9,69 euros. Aunque abultadas, estas subidas no le llevaron a perforar la directriz  bajista que lleva condicionando las caídas del valor desde comienzos de noviembre. Si Indra perforara esta directriz, podría atacar los 10 euros, zona de resistencia psicológica (doble dígito) y retroceso de Fibonacci del 38,2%. Por encima de dicho precio encontraría una resistencia aún más fuerte, marcada por la parte alta de un triángulo simétrico.

Pero, mientras esté por debajo de los 10 euros, corre el riesgo de volver a la parte baja del triángulo, en los 9 euros, zona que coincide con el retroceso de Fibonacci del 23,6%.

indra

 
Mientras no escape de este triángulo, Indra seguirá siendo bajista, tanto en el medio, como en el largo plazo, como confirman los indicadores técnicos Premium. De hecho, la media de 200 sesiones pasa junto a los 10 euros, mientras que el precio está más cerca de la media de 40, que pasa por los 9,74 euros. El único indicador que está en positivo es el volumen de largo plazo.

indra