Según los datos de nuestra encuesta, subrayemos que el 51% de las familias dice carecer de deudas económicas en este momento, un 21% dice tener deudas económicas, pero declara que no son importantes, y sólo el 27% dice tener deudas económicas importantes.
AUMENTA LA PERCEPCIÓN DE LAS FAMILIAS DE ESTAR ENDEUDADASSituación de la economía espańola presente y futura. Se mantiene en el valor 51 la valoración de la situación actual de la economía española, después de descender 1 punto el mes pasado. Igual ocurre con la valoración de la evolución futura de la economía española, en los próximos seis meses; el indicador se mantiene en el valor 41. No olvidemos que seguimos estando a 9 puntos del valor medio (que sería 50), y a 10 puntos de la valoración de la situación económica actual. Situación de las economías familiares En lo referido a la situación actual de las economías familiares (de su familia, para ser más precisos), el indicador se mantiene en el valor 61 por cuarta vez consecutiva. Este indicador, que mide la situación económica actual de las familias (61) supera en 10 puntos al que mide la situación económica actual de Espańa (sólo 51), y lo viene haciendo desde el mismo inicio de la serie. Esto indica que las economías familiares tienen una valoración mucho más positiva de sí mismas que de la economía espańola. O, con otras palabras, que confían mucho más en ellas que en la economía espańola. Como ya sabemos, cuando los consumidores hablan del futuro de las economías familiares, registramos valores mucho más bajos. Ahora el indicador se sitúa en el valor 50 por tercera vez consecutiva, con lo que seguimos en el valor medio de la escala. Aún así, sigue existiendo un diferencial de 9 puntos en relación con la valoración que los consumidores hacen del futuro de la economía espańola (sólo 41). Expectativas laborales. Después del notable descenso de 2 puntos del mes pasado, este indicador vuelve a recuperarlos íntegramente, y se vuelve a situar en el valor 42. Es un leve signo de esperanza laboral que se había perdido el mes pasado, al comienzo del ańo, pero que ahora parece recuperar su pulso. Aunque también es cierto que este indicador sigue en cotas bajas, bastante alejado del valor medio marcado por el 50. Endeudamiento de las familias y capacidad de pago. El indicador de endeudamiento de las familias baja 5 puntos, y pasa del valor 67 al valor 62. El diseńo de este indicador, como todos los demás, oscila de 0 a 100, y debe interpretarse de la siguiente manera: cuanto más se acerca al 100, menos endeudadas están las familias, o menos percepción de que estén endeudadas; y, al revés, cuánto más se aproxima al 0, más endeudadas están, o más perciben que tienen deudas. La bajada del 67 al 62 quiere decir, por tanto, que aumenta sensiblemente (en 5 puntos) las deudas que tienen las familias[1]. Téngase en cuenta, no obstante, que todos estos indicadores parciales gravitan sobre la confianza del consumidor, con lo que éste y los demás indicadores parciales miden, no tanto volúmenes financieros de endeudamiento, cuánto confianza o percepción de endeudamiento por parte de las familias espańolas. En consecuencia, lo que ha ocurrido este mes es que ha aumentado en 5 puntos la percepción de endeudamiento de las familias españolas. Como venimos seńalando mes a mes, este elevado sentimiento de endeudamiento de las familias no quiere decir que todas las deudas sean importantes, que no puedan asumirlas, y ni tan siquiera que sean todas las familias españolas las que estén endeudadas. Antes al contrario, según los datos de nuestra encuesta, subrayemos que el 51% de las familias dice carecer de deudas económicas en este momento, un 21% dice tener deudas económicas, pero declara que no son importantes, y sólo el 27% dice tener deudas económicas importantes (puede ser una hipoteca, o cualquier otra cosa que grave la situación económica familiar). Vemos la serie en el siguiente cuadro.