Iberdrola mantiene en el periodo 2016-2020 su estrategia de crecimiento en negocios regulados, tanto redes como renovables, en los mercados donde está presente actualmente (estabilidad regulatoria), fortaleciendo su estructura financiera y manteniendo una atractiva remuneración al accionista.
 
Este plan nos proporciona una mayor visibilidad de los resultados de la compañía que nos llevará a revisar nuestras estimaciones al alza, sin embargo el aumento del riesgo económico-político en España, Reino Unido y Brasil nos lleva a mantener nuestra recomendación de Mantener por el momento.Destacamos:
Iberdrola mantiene en el periodo 2016-2020 su estrategia de crecimiento en negocios regulados, tanto redes como renovables, en los mercados donde está presente actualmente (estabilidad regulatoria), fortaleciendo su estructura financiera y manteniendo una atractiva remuneración al accionista.

La compañía estima unas inversiones de 24.000 mln eur, de los que el 70% será destinado a crecimiento, con 22.000 mln ya comprometidos (58% en construcción). Un 88% de la inversión en negocios regulados.

Las expectativas de crecimiento del EBITDA y del beneficio neto se sitúan alrededor del +6% i.a. para el periodo 2015-2020 (>+5% 2015-2018,>+6% 2018-2020), en 2020 un 81% procedente de negocios regulados y un 60% en dólares y libras.
 
Además Iberdrola estima una mejora en la estructura financiera, fijándose unos objetivos 2018 de <3,6x DN/EBITDA y >22% FFO/DN. Con una estimación de 3,1x DN/EBITDA en 2020.

Mantiene el dividendo en formato script con recompra de acciones (compromiso de mantener 6.240 mln de acciones), un pay-out entre 65% y 75% inferior a la media del sector. Pendientes de aprobación en JGA dividendo por acción de 0,28 eur con cargo a 2015, +4% vs 2014 (vs DPA R4e 0,28 eur/acc).

El escenario planteado tiene la estabilidad del marco regulatorio en todos los países donde Iberdrola está presente. Además barajan un entorno de precios a la baja en las materias primas por debajo de las estimaciones del sector con una recuperación económica moderada y unos tipos de cambio constantes.

El principal riesgo que tiene en cuenta Iberdrola para elaborar este plan es el actualriesgo político/económico en algunos de los países donde está presente (España,Reino Unido y Brasil). En un segundo escalón situarían los movimientos en los precios y en los diferenciales, así como la evolución de los tipos de cambio. Y por último tendrían en cuenta los riesgos más inherentes a la propia actividad del sector.

Negocio de redes:

Se destinarán 11.000 mln eur en inversiones que permitirán aumentar el RAV un +22%, buscando además oportunidades de crecimiento de manera selectiva. Con el foco puesto en la automatización de la red para aumentar la calidad del servicio, con mejoras operativas que permitan reducir los costes. Se estima un crecimiento en redes mid single digit.

Generación y clientes:

Se busca el crecimiento selectivo en los mercados donde está presente, con unas inversiones previstas de 3.700 mln eur en el periodo. Se estima un crecimiento moderado en la división. En Generación se flexibiliza el mix de producción, se estima reducir las emisiones de CO2 un -17% en 2020, con México como motor del crecimiento. En Clientes, el entorno altamente competitivo lleva a la búsqueda de soluciones innovadoras como los Smart Services y a búsqueda de la eficiencia en costes.

Renovables:

La división ofrece una alta visibilidad en el periodo con grandes oportunidades de crecimiento en on-shore y off-shore. Se prevé una mejora operativa que generará crecimientos sustanciales con reducción de costes. Se estiman en 7.700 mln eur las inversiones en la división que reportarían un crecimiento anual en el periodo high single digit.