La compañía de alquiler de automóviles Hertz ha implantado en Madrid su sistema de 'car sharing', una fórmula que permite a sus clientes utilizar un coche sólo en el momento en que lo necesiten, pagando sólo por el tiempo en que lo utilicen.