Hoy se dará el visto bueno para que comience la nueva línea de crédito de los líderes europeos a Grecia “y habrá que ver las garantía y las condiciones pero lo que será seguro es un respiro momentáneo”, reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. Porque habrá que echar cuentas “y es evidente que es un préstamo que no será gratuíto, habrá contrapartidas y seguiremos mucho tiempo hablando de Grecia”.
Lo que hay ahora – prosigue el experto- es una cantidad de inyección de dinero en los mercados. El Banco de Japón lo hizo la semana pasada “y la respuesta del yen fue clara, se depreció, y el Banco de China soltó cerca de 400.000 millones de yuanes, que también refleja la sensación de liquidez”. Una sensación que tendremos en Europa al final de mes con el BCE “y es un efecto dinero que tiende a debilitar a las monedas emergentes a favor del euro pero soy un poco desconfiado”. Está bien que sigamos subiendo por la liquidez pero “también el Banco Central de China ha bajado el coeficiente de caja porque la situación lo necesita, ya habrá tiempo para entrar en el mercado pero ahora hay que mirar con cierta desconfianza este optimismo de los mercados”.

Las medidas de ajuste fiscal “pueden dar confianza a largo plazo pero a corto plazo pasará factura a la economía”. Campuzano reconoce que en primer lugar se puede conseguir un poco más de flexibilidad, respecto al cumplimiento de los objetivos, y en segundo lugar, aplicar las medidas estructurales que cambien la percepción del mercado hacia España”. Cada vez hay más fondos interesados en invertir en nuestro país “y este tipo de factores son los que pueden añadir confianza para que la economía recupere pero, a corto plazo, tengo la sensación de que nos espera un año muy difícil”, reconoce el experto en Radio Intereconomia.

En Japón esta mañana hemos conocido el dato de balanza comercial. S&P mantiene su perspectiva en vigilancia. Del dato, el estratega de Citi analiza “un déficit comercial muy elevado, pero con un aumento de las importaciones de las compras y descenso de las exportaciones, sabemos de dónde viene el deterioro del comercio, de la debilidad de la demanda internacional”.

Respecto a los datos que se conocerán esta semana, el estratega de Citi se quedaría con la encuesta del IFO del mes de febrero “tengo la sensación de que no se mantendrá la fortaleza de enero y en Europa tendremos como referencia, el BCE”.