Nos hemos encontrado con una decisión repentina sobre Chipre que “implica al fin y al cabo no garantizar los depósitos. Aunque sea el 0.2% de la Eurozona, lo cierto es que es la Eurozona y no está claro cuál será el alcance del rescate hasta que no es vea cuál es la rectificación y se analice qué depositantes pagarán y cuáles no”, explica Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter. 

Además, también habrá que ver cuál es la reacción cuando se abran los bancos en Chipre el próximo miércoles. “Se ha pensado que un país de un millón de habitantes se podía actuar de otra manera pero la solución, me parece que no es la que más compensa al conjunto de la Eurozona porque pone en duda los depósitos y es algo que no nos podemos permitir”, explica este experto en Radio Intereconomia.

Esto va más allá de la garantía de los 100.000 euros. “Si después resulta que hay que meter una asistencia enorme para salvar la economía, se buscarán vías para garantizar ese dinero. Si un Estado no desea que haya depósitos con un determinado origen, hay que actuar con las vías legales que existen para que esto no suceda pero no por ello hay que quebrar un principio básico como es la garantía de depósitos”.

Este experto admite que, hasta que no haya un desenlace sobre este asunto “las posiciones que se hayan tomado no habrá que deshacerlas porque creo que se rectificará a tiempo. No merece la pena apresurarnos a retirar determinadas posiciones pues “tenemos un entorno de recuperación económica, de vuelta de flujo de dinero hacia activos con riesgos, mayor valoración de los bonos periféricos….será una equivocación y será precipitado aumentar exposición”, concluye.