De nuevo Grecia y el petróleo lastraron el posible rebote con el que han iniciado los índices la sesión. El país heleno por su inestabilidad política, el petróleo por las rebajas de perspectivas de demanda de crudo de la OPEP. Lo cierto es que ambos focos provocan que el Ibex35 cede más de un 0.6% y cierre en los 10.396 puntos. En el mercado de divisas, el euro en los 1.2415 dólares con un crudo en los 67.3 dólares/barril. 

Los números rojos de nuevo siguen poniendo en duda la tendencia de los principales índice bursátiles. De nuevo es Grecia – y su inestabilidad política – lo que está provocando que los mercados de la Eurozona se tambaleen. Y es que el mercado está especulando con la posible victoria del partido de Siriza, que lleva en su programa una posible salida del euro. Sin embargo, los expertos de JP Morgan reconocen que Grecia “resulta menos determinante para el sentimiento del mercado europeo que durante los peores momentos de la crisis financiera, por lo que es probable que el impacto sea más localizado que en ocasiones anteriores. Sin embargo, la convocatoria de elecciones abre la posibilidad de que los partidos que se oponen frontalmente a las medidas de austeridad ganen poder en Grecia, lo que podría acabar provocando su salida del euro”.

Y hay otra variable: el crudo. De hecho, el mercado “está reaccionando a las previsiones de caída de demanda de la OPEP. Iraq se ha sumado a los descuentos aplicados en las ventas de petróleo a Asia, hasta sus mínimos en 11 daños en tanto que Kuwait se mantiene a la expectativa.

En este contexto se mueve un Ibex35 que no logra mantener las subidas con las que ha abierto la sesión y que, al ritmo del 0.63%, descendió hasta los 10.396 puntos. El selectivo despide así su soporte de 10.500 puntos, la media móvil de 200 sesiones y se coloca por debajo de la directriz alcista desde mínimos de octubre, reconoce José Luis Cárpatos, analista independiente. Entre los valores más penalizados de nuevo FCC que despidió la sesión con pérdidas de más del 3% que les llevaron a los 11.6850 euros por acción. Les acompañaron los títulos de Indra, ArcelorMittal y Sacyr que descontaron más de dos puntos porcentuales con lo que mañana arrancarán la sesión desde los 8.0110 euros, los 9.2740 euros y los 3.1330 euros, respectivamente.

Pérdidas que también experimentaron los bancos, a un día de que se celebre la segunda subasta de liquidez a la banca. Las previsiones hablan de que esta vez la banca podría demandar algo menos de 150.000 millones, lo que dejaría en algo menos de la mitad el monto total que había previsto el BCE insuflar a las entidades. Así Banco Sabadell perdió algo más del 1.5% y cerró en los 2.1960 euros. BBVA descontó el mismo porcentaje – cayó hasta los 8.2310 euros – en tanto que las acciones de Banco Popular perdieron algo más de un punto porcentual, con lo que mañana arrancarán la sesión desde los 4.2720 euros. Santander perdió algo más del 0.5% y marcó en los 6.9800 euros su último precio.

Tan sólo dos entidades consiguieron cerrar en positivo. Bankinter sumó un 0.3% a sus acciones – que cerraron en los 7.1450 euros – en tanto que las acciones de Bankia subieron algo más de medio punto porcentual, con lo que comenzarán a cotizar desde los 1.3000 euros mañana.

Subidas que sólo se vieron incrementadas por IAG y ACS, que lograron subir algo más de siete décimas, con lo que marcaron en los 5.8200 euros y los 27.33 euros, respectivamente, sus últimos precios.

Si quieres que te avisemos cuando estos valores cambien de fase del ciclo bursátil pincha aquí