Grecia acepta la oferta del FMI de agrupar los cuatro pagos previstos para este mes en un solo. Tendrá que abonar de golpe 1.600 millones a finales de junio y es la misma opción que la institución ofreció a Zambia a mediados de los 80 para evitar su quiebra.

La decisión de Atenas se produce después del fracaso de las negociaciones que mantuvo este miércoles el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, con los presidentes de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, para desbloquear el último tramo de 7.200 millones del rescate a Grecia. La próxima ronda se ha retrasado hasta la semana que viene por la decisión de Tsipras de comparecer este viernes ante el parlamento heleno para explicar la marcha de las conversaciones.

"Las autoridades griegas han informado al Fondo hoy (por el jueves) de que tienen previsto agrupar los cuatro pagos del país de junio en sólo uno, que ahora debe abonarse el 30 de junio", ha dicho el portavoz del FMI, Gerry Rice, en una breve declaración.

Las normas del FMI permiten este agrupamiento (excluyendo los intereses, que deben abonarse a tiempo) con el fin de "hacer frente a las dificultades administrativas de realizar múltiples pagos en un corto periodo de tiempo", ha agregado el portavoz.

La Comisión Europea (CE) señaló que la decisión de cómo Grecia hace frente a los pagos es un asunto que compete a las autoridades griegas y a la institución financiera. "Se trata de un asunto entre el FMI y las autoridades griegas", señalaron fuentes comunitarias.