Gamesa, a través de su filial mexicana Gesa Eólica México, ha firmado dos nuevos contratos con Iberdrola para el suministro de 134 aerogeneradores por un potencia total de 325,5 MW en México.

El primero de los contratos incluye el suministro, transporte, montaje y puesta en marcha de 84 aerogeneradores del modelo G114-2.625 MW (220,5 MW) en el parque Pier IV, ubicado en el estado de Puebla, estando prevista la entrega de los mismos para principios de 2018 y su puesta en marcha para marzo de 2019.

El segundo contrato incluye asimismo el suministro, transporte, montaje y puesta en marcha, en este caso, de 50 aerogeneradores del modelo G114-2.1 MW (105 MW) en el parque Santiago Eólico, situado en el estado de Guanajuato. Los aerogeneradores se instalarán durante la segunda mitad de 2018, mientras que el parque entrará en funcionamiento en abril de 2019.

El nuevo contrato con Gamesa llega en un momento clave para la acción, que ha triangulado su movimiento y está tocando el vértice. Si romper por debajo, podría perforar el soporte de los 19 euros, por el que pasa el retroceso de Fibonacci del 38,2%. En cambio, si resuelve el triángulo por la parte alta, podría superar la resistencia de los 20 euros (50% de Fibonacci).



Los indicadores técnicos Premium muestran que Gamesa está en tendencia alcista en el medio y largo plazo, si bien el volumen ha decrecido en ambos plazos, lo que debilita su estado, si bien el nivel clave son los 19 euros, pues en este precio también se concentran también las medias móviles.