Los dos índices son los principales ganadores del año al haber conquistado niveles de máximos históricos después de haberse producido dos cisnes negros que, en un principio, se pensaba que iban a empañar el escenario bursátil. Sin embargo, la cuestión es… ¿Cuál de los dos es el que ha salido venciendo después de esos eventos?
 
Los dos índices han seguido caminos paralelos y muy explosivos en los últimos tiempos. Tanto el S&P 500 como el FTSE-100, conocido en el ámbito bursátil como Footsie, han tenido una revalorización bastante fuerte en los últimos tiempos. Sobre todo de después de dos efectos que se consideraban en un principio como negativos como son el Brexit o el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos.

Lejos de provocar un terremoto en los mercados aún más profundo del que generaron antes de que se produjeran los dos eventos que en un principio eran temidos, lo que se ha observado hasta el día de hoy es un desarrollo alcista en los índices de referencia en el país norteamericano y en el selectivo de la bolsa de Londres. Hasta el punto de volver a niveles de récord cuando parecía impensable.

Si hablamos del FTSE-100, desde el 24 de junio, que es cuando se produjo de manera oficial el resultado del referéndum británico en el que vencieron los partidarios a la salida de la Unión Europea, su evolución ha ido meteórica. Tanto ha sido así que desde esa fecha hasta la actualidad su revalorización ha sido de hasta más de un 20%.

Aunque haya pesado el efecto divisa, con la fuerte depreciación de la libra, no cabe duda que el movimiento al alza ha sido mayúsculo. De hecho, si además ampliamos el marco temporal a un año, lo que se vislumbra es que el Footsie acumula ganancias que también superan el 20%. Por lo que los peores presagios se han borrado.

S&P 500 y FTSE 100


En cuanto al S&P 500, el impulso generado después de las elecciones norteamericanas ha sido realmente sustancial. Desde ese día, el selectivo referente de Wall Street no ha hecho más que subir hasta acumular alzas de más del 10%. Inferiores a las de su homólogo británico, pero ha sido en un lapso de tiempo de tres meses, frente a los 8 meses desde la consecución del Brexit.

A este ritmo, el S&P 500 iría camino de sumar en torno al 40%, aunque por el camino pueden pasar muchas cosas. Con todo, si se suma el desarrollo que lleva en el último año, se visualiza una revalorización en el índice del parqué neoyorkino unas subidas de más del 20%. Justo el mismo porcentaje que acumula el FTSE-100, aunque ligeramente inferior.

Por último, si observamos los filtros técnicos de la zona Premium, vemos que el S&P 500 se encuentra en fase alcista, al mismo tiempo que recibe una puntuación de 9 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Asimismo, todos los indicadores se encontrarían en positivo en estos momentos.

SP indicadores