Las cuentas presentadas por Ferrovial ayer al cierre de sesión han acabado siendo la puntilla del valor, que ya llevaba a sus espaldas dos jornadas de fuertes caídas. El precio sigue inmerso en un largo lateral, aunque ha pierde la directriz alcista de muy largo plazo. 
 
Ferrovial está cotizando hoy con fuertes caídas las cuentas presentadas ayer al cierre de sesión. Estas cuentas mostraron que en los nueve primeros meses del año la compañía de infraestructuras redujo su beneficio un 42,2% debido al efecto divisa, especialmente a la influencia de la libra esterlina. Este impacto negativo no logró ser compensado con la financiación captada vía bonos ni por las desinversiones Chicago Skyway y de participaciones en las autopistas irlandesas y en dos autopistas portuguesas.
 
De hecho, en el desglose de sus números en el área de servicios se observa una fuerte caída de su resultado bruto de explotación en Reino Unido, que descendió un 61,5% hasta los 24 millones, en comparación con las cifras de cierre de 2015. No obstante, las ventas mejoraron un ligero 2,3% hasta los 2.092 millones.  
 
 
Los inversores se muestran escépticos con estas cuentas y temen que el Brexit pueda hacer aún más mella en la empresa debido a la alta exposición al mercado británico. Esto ha justificado la caída de más del 30% que acumula en las dos últimas sesiones, sumadas al intradía de hoy.  La cotización está en niveles de soporte, en torno a 18 euros, pues por este precio pasa el retroceso de Fibonacci del 50%. De perforar este precio al cierre, podría ir a visitar los 16,50 euros (61,8% de Fibonacci).

Además, por arriba Ferrovial sigue sin conseguir romper la parte alta del largo lateral en el que se mueve desde comienzos de año y que pasa por los 19 euros. De hecho, tras cerrar el lunes en los 19 euros, no ha parado de caer.



No obstante, aunque Ferrovial permanece dentro del lateral, la caída de estos días empeora su aspecto de largo plazo, ya que ha perforado la directriz alcista que llevaba vigente desde mediados de 2012.