Ferrari eligió este primer día hábil de 2016 para comenzar a cotizar en la bolsa de Milán, luego de debutar en la bolsa de Nueva York en octubre. Sin embargo, en los primeros pasos por el parqué italiano, la fabricante de coches de lujo se ha desplomado y ha tenido que ser suspendida de cotización. 

Ferrari debutó este lunes en la Bolsa de Milán con un precio de salida de 43 euros por acción y en sus primeros minutos registró un desplome del 3,89%, por lo que fue momentáneamente suspendido de cotización.

Aunque en un primer momento los títulos de Ferrari alzanzaron los 43,24 euros por acción, no tardaron en moverse en sentido contrario, desplomándose hasta los 41,75 euros. Debido a la alta volatilidad, la acción fue suspendida de cotización.

Ferrari cotizará en solitario, tras separarse del grupo italo-estadounidense Fiat Chrysler Automobiles, y estará controlada por la sociedad de cartera Exor, de la familia Agnelli. Tras la separación entre FCA y Ferrari, todas las acciones del grupo italo-estadounidense en la compañía del caballo rampante pasan a una nueva empresa holandesa, FE Interim B.V, constituida recientemente para este fin. La escisión forma parte de una serie de operaciones dirigidas a separar la participación de FCA en la mítica casa de Maranello y a distribuir sus acciones entre los accionistas del grupo.

Los socios de FCA se quedarán con el 80 % de Ferrari y los mandos seguirán estando controlados por la familia Agnelli, que de facto la controlará a través de su sociedad de cartera Exor con el 33,4 % de las acciones con derecho de voto.

También podría interesarle: Salida a bolsa de Ferrari en Wall Street