La Reserva Federal mantiene los tipos en EEUU tal y como están, sin sorpresas. El precio de dinero se queda en el 0,25%. Alexis Ortega, director técnico de Finagentes Gestión explica que hoy “había tres temas importantes”, primero “si se tocaban los tipos o no y no hay margen para moverlos”. Los otros dos temas “eran la visión de las expectativas de la Reserva Federal y si iba a hacer alguna acción más amplia en cuanto a los balances de la propia Fed” y en ambos aspectos “tampoco ha habido sorpresas”.
Los mensajes que emite la autoridad monetaria “son incluso de un cierto relajamiento de las condiciones de los mercados, el panorama ha mejofrado” y “hay una estabilización del gasto de los hogares” que “aunque está presionado por el empleo y por las condiciones del propio mercado crediticio, se estabiliza”. En definitiva, “la contracción continúa pero a un ritmo más lento”. Así las cosas –explica el experto- “como la situación económica no empeora no hay un plan de ampliación de las acciones de la FED”. 

En cuanto a la posibilidad de que el precio del dinero se sitúe en terreno negativo, Alexis Ortega mantiene que “en principio no puede estar en negativo, es una entelequia”. Sí “se puede hacer actuaciones para que sin llegar a terreno negativo, se incremente la liquidez” y “es lo que ha hecho la FED desde su última reunión, impulsarlos a la baja con otras acciones”. “Las últimas mediciones –apunta- dejan a los tipos en niveles cero” y “hoy se temían discusiones en el seno de la Reserva en relación a que la regla de Taylor apunta a que deben estar en un 5% negativo” para salir de la recesión. De momento Ortega matiza que “ahora mismo los situaría en el 0% y sería prematuro hablar de que estén ya en terreno negativo”. 

El comunicado del Fed ve visos de ralentización de la contracción económica y así lo confirman los datos porque aunque el PIB –conocido hoy, cayó un 6,1%- es peor de lo esperado, si se estudia el dato por partes, la lectura no es tan negativa. Ortega explica que “Es negativo por que ha sido peor que el del cuarto trimestre” pero “la demanda de consumo no ha sido tan mala como se esperaba y puede dar una señal de estabilización”. De hecho el consumo particular creció un 2,2%. “Es pronto para plantearnos que la crisis ha llegado a su fin –matiza el director técnico- pero las mejoras se están notando de manera de modesta y sobre todo a partir de marzo” por lo que “es pronto para que en este primer trimestre el PIB fuera positivo”. “Hay una clara estabilización de la demanda de consumo que daría frutos positivos en los siguientes trimestres”. 

Así las cosas el experto reconoce que “es difícil saber hasta cuándo van a estar bajos los tipos de interés”. “El mensaje de la FED es claro: estarán bajos todo el tiempo que sea necesario” y “eso traducido es que será durante muchísimo tiempo”. De hecho “no parece que este año vayamos a ver tipos al alza ni subiendo, estarán así bastante más de lo que es este año”.