España ha sabido adaptar a las nuevas circunstancias su oferta turística. Nuestro país sigue siendo uno de los principales destinos turísticos del mundo y cada vez más turistas son atraídos hasta nuestro país por ciudades del interior como Barcelona o Madrid, y no sólo por la zona costera de playa.
Francia es el único país de la Unión Europea que supera a España en número de turistas, sin embargo nuestro país supera ya al galo en ingresos derivados del turismo. La industria del turismo en España continúa siendo una de las más fuertes del mundo, con un potencial de crecimiento. La diversificación sufrida por el sector en los últimos años ha conseguido adaptarlo a las nuevas circunstancias y exigencias de los turistas quienes, cada vez más, reclaman nuevas formas de ocio y turismo. Durante los últimos años no ha cesado de incrementarse la demanda sobre destinos turísticos tanto hacia ciudades del interior como rurales. El turismo en nuestro país ya no se limita sólo a la costa y los destinos con playa. Madrid y Barcelona son algunas de las ciudades que más turistas reciben cada año. El turismo rural es otra de las alternativas que más están extendiéndose. El negocio turístico ha recibido un nuevo impulso tras conseguir que el verano no sea la única época del año para conocer nuestro país. Las temperaturas cada vez más suaves también en invierno han ayudado a desestacionalizar el sector. Laura Garrido www.estrategiasdeinversion.com