España se ha convertido en el país europeo en el que las marcas del distribuidor cuentan con una mayor proporción del mercado de productos de gran consumo, con una cuota del 32%, según un informe publicado por el Boletín Económico de Información Comercial Española, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El estudio 'La distribución comercial en España en 2008', recogido por Europa Press, detalla que en España los productos comercializados bajo marca blanca son de media un 38% más baratos que los de las marcas líderes en el sector de alimentación y bebidas, y un 47% en el droguería y limpieza.

Además, constata que la coyuntura económica actual ha influido en el incremento de la cuota de mercado de este tipo de enseñas en todos los países de Europa, aunque "en ninguno con tanta fuerza" como en España.

De este modo, el mercado español se sitúa ya por delante de Alemania, donde tradicionalmente los productos de gran consumo con marca del distribuidor han tenido un fuerte posicionamiento, debido a la mayor presencia de supermercados de descuento.

Tras España (32%) y Alemania (31%), figuran Holanda y Reino Unido, donde las enseñas genéricas copan el 27% del mercado, Francia, con un 26%, e Italia, con un 13%.

Por formatos, las cadenas especializadas en el sector descuento son las que presentan una mayor proporción de marcas de distribuidor, con un 62,5% del total de su oferta, aunque han perdido algo de peso con respecto a años anteriores.

Por su parte, supermercados e hipermercados cuentan con cuotas de marca del distribuidor del 29,7% y del 24,1%, respectivamente, con un crecimiento de 2 y 1,4 puntos desde 2005.

Dentro de la alimentación, las mayores cuotas de marca blanca se aprecian en conservas, seguidas de leches y batidos, congelados y alimentación seca. Por el contrario, la menor cuota se da en la categoría de bebidas, "claramente distanciada del resto".