No hay problemas para mantener los 15.000 puntos al cierre en una sesión plana. El Ibex ha tenido variaciones muy ligeras con movimientos en rango estrecho pero cerca de la zona de máximos. Es probable que en el corto plazo se puedan visualizar los 15.200 puntos que vimos el día de vencimientos pero debería buscar apoyo en los 15.000-14.800 puntos. Una corrección técnica seguido de un movimiento lateral, después de 800 puntos de subida, es necesaria para que el mercado coja algo más de fuerza. Dentro del continuo español cabe destacar el comportamiento de Cleop, que es una compañía muy volátil. Faes Farma, que sube un 6% tras anunciar una ampliación de capital neutra (split 2x1) que suele animar a las cotizaciones en el corto plazo además de dar a conocer una ampliación del capital social como forma de remuneración a los accionistas. Fersa ha recuperado bastante desde los mínimos de ayer, pues ha subido más del 10% desde los 8,30 euros. Zeltia, a medida que se acerca la reunión de la Agencia Europea de Evaluación del Medicamento cotiza con la posibilidad de que aprueben la solicitud de autorización de comercialización de Yondelis. No creemos que se apruebe antes de junio-julio pero la compañía lleva descontándolo desde principios del año. En el lado negativo de nuevo constructoras e inmobiliarias con Astroc, Urbas o Montebalito entre las más penalizadas. La operación de Iberdrola en principio es positiva porque hay que tener en cuenta que no venderá la participación de su filial directamente sino que agrupará todas las participaciones que tiene en una nueva sociedad para luego lanzar una OPV por el 20%, ofreciendo esas acciones nuevas al público. Tenemos una visión positiva sobre el futuro del sector y en este sentido, Fersa podría ser nuestra apuesta. La declaración que ha hecho Lufthansa sobre Iberia es un juego propio del que quiere comprar, pero quiere hacerlo al precio más bajo. En la medida en que un interés se hace público, suele pasar que la compañía adquirida se calienta bastante descontando precios finales bastante elevados. Lufthansa quiere contener la acción para que al final pague un precio sensiblemente por encima de los 3,60-3,65 euros para que no se le vaya el precio de las manos en caso de entrar en negociaciones. Creemos que los 4,20-4,25 euros son precios razonables a pagar por la aerolínea española y hay que tener en cuenta que desde los 3,70 euros a Lufthansa ya le parecía cara.