Lo mejor es tomar una postura de fondo entrando en los grandes valores, sobre todo en aquellos incluidos en el Eurostoxx50 que han quedado un poco rezagados y pueden sorprender con fuertes alzas cuando el mercado se recupere tras la pausa estival. Y hablando de valores concretos, los bancos se configuran como los más seguros.
Se va a estabilizar el mercado y probablemente cerraremos en positivo, tras la leve caída de Wall Street provocada por el mensaje de la FED que anticipaba nuevas alzas de tipos antes de fin de año. El momentáneo freno a la expansión en la política de tipos hace que el mercado vuelva a la calma centrando de nuevo toda su atención en los resultados empresariales, puesto que el discurso de la Reserva Federal no ha causado sorpresas especiales.