Estamos en una tendencia que día tras día nos deja nuevos máximos alcistas y sin visos en el corto plazo de que pueda ponerse freno. A priori tenemos buenos resultados empresariales, no hay datos macro preocupantes, el petróleo nos ha dado un respiero y todo el entorno es estable y propicio para que la bolsa siga subiendo. La parte que está descontando el mercado con Gas natural es que hay una negociación clara y directa de todas las partes implicadas que podría dejar la sensación de que el conflicto llega a su fin. Eso beneficia a aquellos que han tomado posiciones desde hace tiempo como Gas Natural, que podría vender parte de su participación con plusvalías y buscar inversiones en otros activos que pudieran tener una rentabilidad interesante para su estrategia a largo plazo. Hemos tenido resultados sin muchas sopresas y todo lo que esté implicado en el entorno de Endesa empieza a ver la luz al final de un largo tunel.