La principal bolsa del mundo abre sus puertas con recortes en una jornada en la que se está a la espera de la investidura de Obama como presidente de EEUU. En opinión de Eduardo Vicho, co-director de EJD Valores, “estamos en una situación perfectamente comparable con la gran depresión, ya que vemos que la confianza está bajo mínimos, que el paro está en una tendencia alcista bastante importante y donde la coyuntura económica actual es bastante preocupante”, según el experto, a pesar de “todas las medidas que se han tomado”. Por lo que Vicho advierte de que “hay que tener mucho cuidado”, ya que asegura que “las expectativas no son nada positivas”, aunque dice que lo que hay que esperar es que “las medidas por parte de Obama sean mucho más fuertes y que en la economía real vayan a tener efecto en los próximos meses, e incluso años”.
Respecto a las expectativas, asegura el experto que “si miramos a atrás y vemos crisis que han sido similares, en las que el sector financiero ha estado involucrado, hemos tardado mínimo cuatro años en salir”, por lo que el experto asegura que “esto no será una excepción a pesar de que se estén tomando medidas”. 

El sector financiero es hoy noticia también al otro lado del Atlántico tras el varapalo sufrido ayer en el Viejo Continente. Vicho cree que “hasta que no se estabilice el sector inmobiliario, -en cuanto a los precios verdaderos que tienen los pisos- es muy difícil cuantificar el agujero que han dejado las hipotecas subprime”. Además, Eduardo Vicho estima que respecto a los planes de ayuda para este sector, parece que “se inyecta un falso optimismo cada vez que se habla de un posible rescate”. El experto cree que siendo realista “si no se hubiese producido ese rescate por parte de la Fed o del Gobierno norteamericano, esas empresas estarían en riesgo de quiebra”. Por lo que, asegura que como “no hemos vivido nada igual” en un escenario como éste, cree que “como buenos consumidores, nos agarramos a un mínimo esperando que eso sea al final la señal que nos marque un suelo de mercado”, pero el analista asegura que “estamos confundiendo mucho ese termino y estamos abusando de él”, ya que cree que “no se puede marcar un suelo de mercado en medio de una crisis, con una volatilidad tan alta y a base de planes de rescate”. 

Advierte de que “después de todas las crisis tenemos que ver quiebras, fusiones y a partir de ahí empezar desde cero”. Además, el experto asegura respecto a este panorama que “es muy similar a lo ocurrido en Bretton Woods”, a diferencia de que “esta reunión tuvo lugar durante 20 días en la que estuvieron reunidos 50 países y lo más parecido que hemos hecho aquí es la reunión del G-20 que apenas duró tres cuartos de hora”. El experto asegura que “echa en falta acciones coordinadas”. 

Johnson&Jhonson ha presentado unos resultados positivos, el experto cree que “se debe a que está en un sector defensivo”, no obstante, “le afectará la crisis pero no tanto como por ejemplo a otros sectores ligados a las materias primas”. En el caso de IBM que presentará resultados al cierre del mercado, también “deberán notar la crisis, ya que el consumo ha sufrido un impacto importante”. Desde su punto de vista, asegura que “va a ser un sector bastante castigado”, sobretodo después de esta campaña navideña que la califica de “fracaso”. A pesar de que es cierto que se ha vendido un 20% menos, el experto cree que “las rebajas en muchos casos han sido excesivas”. Ahora, el experto estima que lo que va a ocurrir “es lo que pasa en toda crisis, primero las empresas van a intentar deshacerse de sus stock, posteriormente tendrán que ajustar la producción con la demanda, con el consiguiente cierre de fabricas y despidos”, para a partir de ahí “empezar de nuevo”.

Respecto a las recomendaciones, el co-director de EJD Valores, advierte de que “no es un momento para entrar en la renta variable”. Asegura que “hay otras opciones”. Un ejemplo está en la renta fija americana, “donde se están colocando bonos a tres meses en los que la rentabilidad es del 0%, y se suscriben multiplicados por cuatro".  Esto ocurre porque “la gente está premiando la seguridad ante la rentabilidad”. Así que hace una llamada a “mantener la calma, que ya vendrán buenas oportunidades y veremos precios muy inferiores a los que tenemos actualmente”.