El área financiera es una de las favoritas porque en cuanto los tipos se estabilicen y el mercado lo asuma, las compañías del sector serán realmente atractivas.
Los indicadores americanos están subiendo. A pesar de que las referencias macroeconómicas no han sido muy buenas, tanto los índices de subsidios por desempleos como el índice de indicadores, que en cualquier caso son datos negativos. Esto unido a los índices de volatilidad, hace que los volúmenes de acciones sean muy variables y crea un ambiente de confusión que durará hasta la próxima reunión de la FED.