“El BCE echó un jarro de agua fría a las expectativas de que pudiera intervenir en el mercado. Pero, en el corto plazo el único que puede desactivar la tensión en la prima de riesgo y en los mercados es el BCE”.

Por ello, “vamos a tener mucha volatilidad, especialmente proveniente de la renta fija2, dice Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4. Sin embargo, podríamos estar ante un panorama distinto si “el BCE hubiera mencionado que estaba dispuesto a intervenir en el mercado, sin tener que hacer grandes compras de deuda. Esto habría relajado el mercado”.

Cae el euro frente al dólar. “Cuando se bajan los tipos es normal que la cotización del euro baje. No es malo en absoluto, pues favorece la competitividad de las exportaciones”.

La otra medida importante tomada por el BCE fue “la remuneración cero a los depósitos de los bancos en el BCE para que haya un mayor dinamismo en el crédito, aunque será difícil en el corto plazo”.


Declaraciones a Radio Intereconomía