Estamos en un mercado en el que se empiezan a notar ciertos síntomas de cansancio. Sin embargo, no creemos que esta caída pase de una mera corrección puntual, lógica en los niveles actuales y con la volatilidad existente. En este contexto, la apuesta se centra en los bancos que es el sector que debería estar sobreponderado en las carteras.
Vemos síntomas de cansancio en el mercado por determinados factores que preocupan: repunte en el precio del petróleo, el índice de Confianza de Michigan que ha decepcionado y sobre todo la fuerte corrección que estamos viendo en el dólar. Entendemos que es un proceso de recogida de beneficios que, ni mucho menos, es el inicio de un proceso de corrección o cambio de tendencia. Hay que entenderlo de una forma puntual y es lógico que haya cierta volatilidad y cambios de sentimientos.