El Ibex 35 modera ligeramente las caídas en una jornada en la que Ana Rafels, analista de Bolsacash recuerda que los planes de rescate y estímulo se suceden “para paralizar el monstruo de la deflación que no será tarea fácil”. “Día tras día conocemos datos que nos confirman que la contracción económica está ahí, es una realidad, el paro aumenta, el consumo va cayendo más y el IPC ya no es un problema, una peligrosa rueda que no sabemos como se va a paralizar”, apunta. Pero por ahora, Rafels asegura que los ascensos del Ibex se han paralizado llegando a la zona de resistencia en 8.800, “una zona importante que batir”. En este sentido, esta analista cree que lo que está claro es que en el corto y medio plazo estamos en tendencia bajista “por lo que no hay que dejarse llevar por la alegría de fuertes subidas porque la volatilidad está encima de la mesa”. En lo que respecta a los niveles a tener en cuenta en el selectivo español, Rafels señala la zona de 8.838 puntos, “la primera resistencia que encontramos que daría pié a encontrar otro en el nivel de 9.276 puntos” y, por último, el 9.418. Sin embargo -continúa- “esto no significa nada más que hemos ido a testear y buscar de nuevo el retroceso de 61,8 euros, de toda al subida que vimos desde 2003 hasta octubre de 2007”. En cuanto a los soportes, el nivel de 8.388, de 7.715 y 7.200 puntos son las zonas que señala esta experta quien añade que, por debajo de ellos, “empezaríamos a temblar”.
El sector bancario es el más castigado a media sesión con Santander y BBVA a la cabeza. Ana Rafels, analista de Bolsacash.com afirma que este sector es el más sensible y sin su apoyo las bolsas no podrán arrancar. En lo que se refiere al caso del Santander, esta experta recuerda que dentro de poco finaliza el proceso de ampliación de capital llevado a cabo por la entidad. Y llegado este momento, Rafels cree que “podríamos ver una subida con el permiso del mercado en general”. Además, “con vistas a que se acabe la ampliación podríamos comprar con objetivo dos ó tres días y podría ser una opción muy atractiva”, apunta. En el caso del BBVA, Rafels recuerda la tónica bajista que sigue intacta en todos los plazos por lo que “no tomaría posiciones a menos que se confirmara que las subidas fueran en serio y consistentes en el tiempo”.

En sentido contrario, las mayores subidas son para Grifols, una situación a la que esta experta relaciona con la subida de recomendación que tuvo por parte de UBS. En cualquier caso, esta la analista de Bolsacash considera que el valor “ha perdido un soporte bastante importante, los 13,16 euros”. “Se trataba de una compañía que se ha visto bastante penalizada y la pérdida de ese nivel no hace más que fomentar esa debilidad”, señala. Sólo en caso de que consiguiera situarse por encima, “sería un buen valor, pero aun está lejos, en los 12,20 euros”.

Un valor protagonista en las últimas jornadas, Sacyr, rebota más de un 3% tras haber sido la compañía más castigada en la apertura. La analista de Bolsacash.com explica que fijándonos en el aspecto técnico, la empresa está en “una situación muy peligrosa” y no convendría tomar posiciones en el valor ya que los mínimos se van a perder. Para la gente que esté dentro, Rafels cree que lo mejor es esperar a que pueda deshacerse de su participación en Repsol a un precio atractivo y ver alzas del valor. “Pero de momento es una compañía que lo está pasando realmente mal por lo que si los mercados vuelven a tirar a la baja, los mínimos se van a perder”, matiza.

En lo que respecta a Colonial -compañía que hoy da opciones de compra de títulos en FCC y SFL a bancos acreedores-, esta experta asegura que está intentando deshacerse de participaciones porque “está francamente mal”. “Tiene un soporte importante en la zona de 0,14 pero si lo pierde puede tener otro tramo bajista” por ello desde Bolsacash afirman que lo mejor es no tomar posiciones en este tipo de valores de pequeña capitalización. “Son valores que si consiguen salvarse nos pueden hacer ricos pero no jugamos a la lotería”.

Entre las recomendaciones de Ana Rafels, tener buena liquidez y mucha prudencia serían las mejores apuestas. Además, Rafels destaca el oro ya que a medio-largo plazo será algo que “nos de muchas alegrías”.