El número de tarjetas bancarias en circulación en España se elevó hasta 76,40 millones al cierre de 2008, lo que representa un descenso del 1 por ciento respecto al récord de 77 millones alcanzado en septiembre de ese año. Pese a esta ligera contracción, el número de tarjetas creció en 2008 respecto al año anterior el 1,92 por ciento, el menor incremento de los últimos nueve años. Según los datos publicados por el Banco de España, en su mayoría facilitados por las redes de tarjetas, aunque el número de tarjetas de crédito se elevó en diciembre hasta 44,82 millones, el 3,05 por ciento más que en 2007, respecto al tercer trimestre la cifra se redujo el 1,1 por ciento.
En cuanto a las de débito, a finales de 2008 circulaban 31,57 millones de tarjetas, el 0,34 por ciento más que un año antes, pero el 0,75 por ciento menos respecto al tercer trimestre.

También se redujeron las operaciones de compra realizadas en los terminales de los puntos de ventas (TPV), ya que hasta diciembre se efectuaron 508.802 operaciones por un importe de 23.843 millones de euros, el 2,99 por ciento menos que un año antes.

Así mismo, las operaciones de retirada de efectivo en cajeros experimentaron un descenso del 0,89 por ciento, hasta 255.742, por un importe de algo más de 29.477 millones de euros, apenas el 0,28 por ciento más.

El Banco de España proporciona también los datos sobre las tasas de intercambio que se cobran entre sí las entidades por operaciones realizadas en cajeros automáticos.

Las que pertenecen a una misma red se desglosan por tramos de facturación -de 0 a 100 millones, de 100 a 500 millones y de más de 500 millones- y distinguen además entre débito y crédito.

La media de las tarjetas de crédito era del 0,80 por ciento del valor de la operación, y para las tarjetas de débito la tasa se situó de media en 0,26 euros.

En cuanto las que se realizan en redes distintas, los tramos de facturación son los mismos que en el caso anterior, y la tasa media de intercambio era del 0,96 por ciento para las tarjetas de crédito y de 0,31 euros para las de débito.

Supermercados y empresas de transporte de viajeros son los sectores en los que los bancos se pagan menores cuantías, de alrededor del 0,60 por ciento, mientras que, por el contrario, las farmacias eran las que tenían una tasa más alta, en torno al 1,29 por ciento en la misma red y del 1,37 por ciento en redes distintas.

Las tasas de descuento máximas, es decir, el porcentaje que pagan los comercios a las entidades por cada compra con tarjeta, se redujeron desde el 1,73 por ciento en el tercer trimestre al 1,71 por ciento en el cuarto, con lo que la media quedo en el 0,84 por ciento, ligeramente por debajo del 0,88 por ciento del tercer trimestre.

Por sectores, masajes, saunas y discotecas soportaban las tasas de descuento más altas, del 1,71 por ciento, y el sector de la alimentación las más bajas, del 0,48 por ciento.