Poco a poco el Ibex fue perdiendo fuelle hasta cerrar con una subida del 0,83% hasta los hasta los8.696,60 puntos y lo hizo con la mayor parte de las cotizadas en terreno de las pérdidas. “Después de una jornada explosivamente alcista con los índices subiendo en el caso del español la cuarta mayor subida del año, pensábamos que hoy tocaba recogida de beneficios”, explica Mariano Sancho, director de Mercados de Riva y García que añade, “poco a poco ha dejado de ser una recogida de beneficios para terminar subiendo. El mercado –dice este experto- está intentando buscar el equilibrio entre el corto y el medio plazo (…) Hay gente que se lanza a comprar en valores que han estado muy castigados. Al menos, lo que intenta el mercado es intentar tranquilizarse un poco más y tener un poco menos de volatilidad”.
Subió el Ibex 35 y lo hizo con Sacyr como la cotizada más penalizada del día al perder un 8% lo que da a entender que se complica, y mucho, la posible venta del 20% de Repsol a la empresa rusa Lukoil. “Es muy difícil hacer predicciones y sobre todo a futuro” comenta el experto de Riva y García. “Es complicado saber cómo acabará la operación. El mercado descontaba que poniendo Sacyr en venta la participación en Repsol e Itínere, la constructora podría conseguir un nivel de estabilización mayor con lo que había premiado en su momento esa posibilidad”. Pero a veces, asegura Mariano Sancho “el mercado descuenta cosas que o bien no ocurren o bien se producen más tarde”. Y es que, “Sacyr lleva varios meses diciendo que podría vender Repsol e Itínere, pero todo se complica y no acaba de cuajar(…) El invitado a entrar en Repsol es la empresa rusa Lukoil y tanto la empresa rusa como La Caixa y Sacyr están encontrando dificultades”. Para el director de Mercados de Riva y García “muy probablemente la operación se alargue en el tiempo y no tenga las mismas oportunidades que planteaban hace una semana”.

Hoy además, , la asociación de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) pidió que Lukoil lanza una opa sobre la totalidad de Repsol. Según explica Mariano Sancho, “cuando se produce una operación es lógico que quien tome una participación de control tenga ventajas e inconvenientes que no tendrían los accionistas minoritarios cuando acuden al mercado. Se puede dar –asegura este experto financiero- cualquier tipo de opción. Es posible que los minoritarios quieran entrar en la discusión en las mismas condiciones que Sacyr y Criteria, pero no hay más noticias hasta el momento. Ahora hace falta que el regulador y el mercado permitan que pueda dar esta operación”.

Al margen de esta operación, destacó hoy el tono alcista del Santander que parece que recupera terreno a dos días de que termine la ampliación de capital. Una ampliación que para el experto de Riva y García “fue un éxito desde el primer día” y es que, explica el analista “Santander dijo el primer día que la ampliación la tenía asegurada, tanto si los derechos se acababan negociando en el mercado o no. Desde ese prisma –asegura el experto- la ampliación era un éxito ya que estaba cubierta”. Además, “para los minoritarios, sobre todo para los accionistas del banco es una buena oportunidad de comprar acciones del Santander a buen precio. Los que han querido entrar después han tenido la oportunidad de entrar más barato”. Para Mariano Sancho, “el banco ha tenido un castigo impresionante y muy fuerte, pero los fundamentales reflejan la situación, el Santander –dice- es uno de los primeros bancos del mundo por beneficios y la semana pasada estaba cotizando a un PER de 3,60. Ha habido muchas alarmas y los gestores se han puesto a mirar el objetivo de la ampliación y han acabado acudiendo a ella. Ya no hay dudas. Hay un poso en el mercado: si el Santander ha hecho esto, puede que otras entidades se pongan a hacer lo mismo”.

Todo ello en un día en el que se supo que cuatro entidades financieras españolas -Santander, BBVA, La Caixa y Caja Madrid- figuran entre las 15 primeras del mundo por beneficios. Para este experto financiero, “esto demuestra, como mínimo, que no nos hemos visto tan afectados por la crisis subprime. Desde nuestro punto de vista, por filosofía de mercado y de sistema financiero, era desde el inicio difícil que nos pudiera pasar lo mismo que a otras entidades como a las anglosajonas. A partir de ahí –asegura Sancho- creemos que está demostrado que teníamos los deberes hechos. A partir de 1993 se impusieron medidas que han sido efectivas y que han protegido al sistema financiero de las turbulencias”. Sin embargo, asegura este experto, “la banca española no es inmune a los vaivenes de la economía mundial, vamos a ver si acaba siendo igual hasta finales de año y es la tendencia para el año que viene. Pero que tengamos estos cuatro bancos en el top 15 dice mucho del sistema financiero español”.