El mercado español abre con un desplome superior al 2% y perdiendo los 10.000 enteros. La creciente tensión en Ucrania espanta a los inversores de la renta variable europea. Mientras, la prima de riesgo se sitúa en 193 puntos básicos.

La creciente tensión política y militar en Ucrania tiene en vilo a todo el mundo, mientras las tropas rusas se despliegan en la península de Crimea y EEUU, en representación de la OTAN, intenta disuadir de un ataque militar.

Con este telón de fondo, vemos que el valor más penalizado es Sacyr, (4,73%), a pesar de cerrar la semana pasada con un pacto para reanudar las obras de ampliación del Canal de Panamá. Parece que los inversores cotizan más las cuentas del ejercicio 2013, en el que registró una pérdida neta de 495,9 millones de euros en el ejercicio 2013 que, si bien supone reducir a la mitad los números rojos de 2012. Junto a Sacyr, FCC se desploma un 3,63%, prolongando los números rojos del viernes después de que sus cuentas tampoco convencieran a los accionistas.

Ni un solo valor se salva de la quema. Los menos penalizados son Red Eléctrica (0,83%) y Ebro Foods (1,22%).

En el grupo de los blue chips, Telefónica cae un 1,53%, Santander un 1,93%, Iberdrola un 1,49%, Repsol un 1,02%, BBVA un 1,73% e Inditex un 2%.

En el Mercado Continuo…
Las constructoras e inmobiliarias también son las que más sufren en esta apertura. San José se encuentra inhibida por la alta volatilidad cuando caída más de un 10%. Junto a ella, Urbas se desploma un 10,53%.

Sólo dos valores se salvan de la quema. Clínica Baviera suma un 1,64%, después de vivir una semana volátil y negra. Junto a ella, Codere sube un 1,08%.