Apertura sin energía en el mercado español, donde los inversores disfrutan de una nueva jornada festiva y sin volumen. El selectivo apenas marca cambios. El peor valor es Mapfre, que cede más de un 0,47%, y el mejor Grifols, que se apunta un 0,43% en los primeros compases de la sesión.
 
El selectivo comienza la jornada sin muchas referencias locales, en una jornada festiva marcada como el resto de la semana por un escaso volumen de negociación. Los inversores estarán muy pendientes de lo que ocurre fuera de nuestras fronteras, tanto con las bolsas, como con el mercado de divisas y el petróleo, dos de los protagonistas en esta primera semana de 2017.
 
Muy pendientes de si el Ibex logrará en esta sesión rebasar la cota de los 9.500 puntos, a la que no fue capaz de llegar en todo el pasado ejercicio. De momento, ha iniciado la jornada sin movimientos destacables.

 
En España, lo único reseñable desde el punto de vista empresarial es la integración de los negocios de España y Portugal del Banco Popular.  La entidad comunicó al cierre esta decisión en un año que se antoja clave para el banco.
 
En el mercado de divisas, el EURUSD se mueve con ligeros descensos, en 1,0595 minutos antes del inicio de la sesión.
 
Con todo, el dólar cayo ayer, sobre todo frente al yuan y al yen, que ayer se revalorizaron frente a la divisa americana. El dollar Index cayó por segundo día consecutivo, con lo que tocó mínimos de tres semanas en el proceso.
 
En Estados Unidos ayer el Dow Jones volvió a fallar en su intento por tocar los 20.000 puntos, un índice sin importancia técnica, pero sí psicológica.  Hoy se conocerá el dato de empleo mensual convirtiéndose prácticamente en la única referencia importante.  Hay que tener en cuenta que en diciembre se crearon 153.000 empleos, muy por debajo de los 215.000 de noviembre y las previsiones.
 
Los expertos prevén que la tasa de desempleo aumente desde el 4,6% hasta el 4,7%, aunque se espera un rebote de los salarios del 0,3% en tasa mensual y que la cifra anual haya acabado en el 2,8%. 

Los analistas de Link Securities explican que si los datos macro que se conozcan hoy tanto en Estados Unidos como en Europa decepcionan, “los inversores pueden encontrar en ello la “excusa perfecta” para realizar beneficios, lo que podría ser el inicio de una pequeña corrección en los mercados de renta variable occidentales, algo que, de ocurrir, entendemos que será una buena oportunidad para incrementar posiciones en este tipo de activos a precios algo más atractivos”.