La octava edición del Día del Emprendedor, que se inició ayer y finaliza hoy, está resistiendo a los efectos de la crisis económica, al obtener en su primera jornada 3.200 visitantes, 500 más que el año anterior, lo que supone un aumento del 18,5%. Según ha explicado la directora general de Barcelona Activa -organizadora de las jornadas-, Anna Molero, el contexto de crisis económica no ha frenado las iniciativas emprendedoras en la ciudad de Barcelona, sino que las ha potenciado.

"Con la crisis surgen nuevas oportunidades para explorar nuevos segmentos de mercado e continuar innovando", ha comentado Molero.

El Día del Emprendedor, patrocinado por el Consorcio de la Zona Franca, IKEA Business y Google, es una plataforma dónde 73 instituciones ofrecen su oferta de productos y servicios de asesoramiento y formación a las empresas de Barcelona mediante un centenar de actividades.

El objetivo de las jornadas es "apoyar y promover" el desarrollo, la especialización y el incremento del tejido empresarial en la ciudad de Barcelona y en el conjunto de Cataluña y España.

Coincidiendo con la celebración del Año Europeo de la Creatividad y la Innovación, la edición de este año del Día del Emprendedor contará con un espacio propio sobre esta temática con actividades de fomento y protección de la creatividad empresarial.

La edición del año 2008 reunió cerca de 5.600 participantes, 39 entidades colaboradoras, 120 actividades diferentes y permitió más de 1.000 oportunidades de negocio.