El consumo de vino en los hogares españoles descendió un 11% en los nueve primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2008, hasta 297,82 millones de litros, mientras que las ventas de bebidas elaboradas con vino, como sangrías y tintos de verano, se dispararon un 47,7% en el mismo periodo, hasta 19,2 millones de litros.
Según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino, estas bebidas con vino redujeron su precio medio un 10,4% hasta septiembre, hasta los 1,29 euros por litro, mientras que el del conjunto de vinos se incrementó un 5,8%, hasta 2,15 euros.

En términos de valor, las ventas de vinos en el canal alimentación disminuyeron en los nueve primeros meses un 5,8%, hasta los 639,65 millones de euros, en tanto que las bebidas elaboradas con vino registraron un aumento del 32,4%, hasta 24,68 millones de euros.

El descenso del consumo de vinos se explica principalmente por la evolución de los vinos de mesa, que cayeron un 17,9% en volumen y un 15,9% en valor, así como de los espumosos y cavas, que experimentaron una disminución de las ventas del 13,3% en volumen y del 8,6% en valor.

CRECEN LOS VINOS CON D.O.

Por contra, el consumo de vinos con denominación de origen creció un 2,9% en términos de volumen en los primeros nueve meses del año, hasta 91,27 millones de litros, y se mantuvo en valor (+0,2%), hasta 316,63 millones de euros.

El Observatorio atribuyó el aumento de este tipo de vinos a la contención de su precio, con un retroceso del 2,6% en el último año, hasta situarse en 3,47 euros por litro. "Por 2,37 euros de diferencia podemos optar por un vino con denominación de origen frente a uno de mesa", señaló.