Los datos macro conocidos en la jornada de hoy no invitan al optimismo, da igual del lado del Atlántico del que se hable. Los datos “cada vez apuntan más hacia un cuarto trimestre en negativo”, reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.
Este experto recuerda que en Alemania las ventas al por menor han crecido menos de lo esperado por lo que “en términos generales la previsión de crecimiento para el próximo año es de estancamiento en la Unión Europea. En Estados Unidos, hemos tenido una moderación de las manufacturas de Chicago y la atención estará puesta en el dato de empleo del próximo viernes”.

Respecto a los datos ofrecidos por el Banco de España acerca de la economía doméstica, Campuzano reconoce que “es lo que pensábamos, crecimiento plano en el mejor de los casos porque hay muchas dudas sobre la demanda interna. También es cierto que la entidad confía mucho en el sector exterior pero las expectativas de crecimiento todavía son muy bajas como para mejorar la tasa de desempleo. Todo lleva a pensar en un cuarto trimestre en el que veremos caídas en el PIB español”.

Hoy es el último día de Jean Claude Trichet al frente del BCE y Campuzano se quedaría con el último comentario del mandatario advirtiendo que “el mercado ha malinterpretado las declaraciones de Draghi acerca de la compra de bonos en la Eurozona después de que el Fondo de Estabilidad financiera esté funcionando pues es algo eventual. En este sentido, Trichet es menos dramático en tanto que Draghi es más pragmático”. Más pragmatismo significa que reconozca que estamos en una situación complicada “lo que llevaría a recortar los tipos de interés y poner medidas más estructurales de las que ha puesto Trichet”. Campuzano tiene la sensación de que esperará hasta la reunión de diciembre –quizás enero- para recortar el precio del dinero.

Semana complicada. "Tenemos un G20, hemos visto cómo el BoJ ha intervenido en el mercado de divisas, la solución dada al problema europeo tendrá que ser debatida también en todos los países y veremos si permiten a los emergentes tomar posiciones en el G-20". Los datos no son buenos pero en términos generales todo apunta a que tendremos una moderación en el crecimiento “no soy muy optimista para la evolución de los mercados y el único factor que puede soportar a los mercados es que todos somos muy escépticos y todos estamos en liquidez”.

El empleo de USA es quizás el dato más importante porque advierte del grado de presión social, las cifras no serán muy diferentes a las que vimos el mes pasado pero probablemente unos datos de estas características serán muy debatidos. El mensaje que traslade la FED no será muy del agrado de los inversores, reconoce Campuzano.