En la última semana se han ido asentando las cosas y hemos fijado unas bases gracias a que los indicadores han estado subidos. Vuelven a haber expectativas de que van a haber subidas este año en los mercados. Se han fijado unos objetivos que son realistas.
 
Los flujos de capital parece que en febrero han tendido a rebotar, de modo que parece que de forma gradual van a subir los mercados, creo que ya ha pasado lo peor, aunque no hay que descartar que haya alguna corrección. El BCE no puede decepcionar a los mercados. Tiene que mostrar que puede tener margen de actuación.

Todavía es pronto para saber lo que puede generar el BCE en los mercados. Hay que ver los datos de Europa. Todavía vamos a ver una periodo de inestabilidad pero pienso que lo peor ya ha pasado. Puede ser un marzo positivo.

No me ha atrevo a decir lo que pasará con la cotización de FCC después de la ampliación de capital y la OPA de Slim.

Los pequeños ahorradores pueden empezar a tomar posiciones de manera moderada, sobre todo aquellos que han vendido antes, siempre pensando que estamos ante un clima de incertidumbre.

Creo que el petróleo ha hecho suelo pero afirmarlo rotundamente es demasiado aventurado. Por el lado de la oferta sigue habiendo exceso. Por el lado de la demanda sí puede haber más estabilización.

Las divergencias entre las políticas monetarias de Estados Unidos y la Eurozona podrían estabilizar al dólar. Salvo que esta semana haya sorpresas por parte del BCE me esperaría movimientos que repercutirían al alza con respecto al dólar. 

Declaraciones a Radio Intereconomía