Los resultados empresariales del Ibex están batiendo en gran parte las expectativas. Ahora bien, “llevamos un año y medio con revisiones a la baja en los beneficios, lo que hace que las expectativas sean batidas más fácilmente, pero eso es una trampa. Vemos números deprimidos y que las ventas no aumentan, lo que es preocupante”.

“Hay que tener cautela porque los datos son malos y, al final, creo que el BCE va a tener que actuar”


Declaraciones a Radio Intereconomía