Los directivos del sector señalan que la morosidad está controlada y aseguran que los mínimos repuntes no son preocupantes. Sin embargo, en febrero la morosidad se disparó hasta los 12.278 millones de euros. Las cajas de ahorros son las entidades que más están contribuyendo al aumento de la morosidad. En el primer trimestre del año, los créditos dudosos de las cajas aumentaron hasta los 5.087 millones de euros. Esta cifra, 653 millones más que en diciembre, sitúa la tasa de mora en estas entidades en el 0,68%. No obstante, la tasa de morosidad en bancos y cajas es inferior a la que se detecta en establecimientos financieros de crédito (especializados en fines como el consumo). En estos casos la tasa asciende al 2,5%.