Asociaciones de consumidores aplaudieron hoy la decisión de Carrefour y Eroski de retirar las bolsas de plástico convencionales de sus establecimientos por considerarla una "medida medioambiental necesaria", pero pidieron "más información" hacia sus clientes y "ciertas ventajas económicas" en la compra que les ayude a adaptarse paulatinamente a la nueva situación.
"Estas compañías deberían aclarar cuándo se suprimirá por completo el reparto de bolsas y especificar si los consumidores recibirán alguna contraprestación por ello", señaló la presidenta de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI), Agustina Laguna.

En este sentido, apuntó que el ahorro de más de cinco millones de euros que lograrán los supermercados con la iniciativa "debería repercutir en el precio de algunos productos".

Asimismo, propuso que las cadenas de establecimientos aprovechen los beneficios que obtendrán con la medida "regalando las bolsas a sus clientes". No obstante, reconoció que se trata de una propuesta "positiva" que se hace necesaria para reducir los niveles de contaminación ambiental.