Movimientos por encima de los máximos de la pasada semana, de los 11.585 puntos, dejarían ver una continuidad en la tendencia alcista. Hemos superado la barrera psicológica de los 11.500 puntos, y volver a perderla supondría una nueva implicación correctiva.
No hay novedades destacables en la apertura bursátil. Movimientos por encima de los máximos de la pasada semana, de los 11.585 puntos, dejarían ver una continuidad en la tendencia alcista. Hemos superado la barrera psicológica de los 11.500 puntos, y volver a perderla supondría una nueva implicación correctiva. Ahora, mientras el resto de las plazas europeas están dominadas por el rojo, la española está inmersa en una sesión de movimientos laterales sin volatilidades intradiarias.