Coca-cola es uno de las empresas del Dow Jones peor valoradas por los indicadores de la Zona Premium. Obtiene una nota de 2,0 con la mayor parte de sus datos en color rojo.  

Se encuentra en una tendencia bajista, que se espera que mantenga en el largo plazo. Además, la acción presenta un comportamiento peor al de su índice de referencia.



Los datos más alagüeos para la empresa son un volumen creciente para el largo plazo y una volatilidad decreciente para medio y largo.

No obstante, el volumen de la empresa será decreciente a medio plazo. Además, se encuentra en un negativo momento, tanto rápido como lento. Se espera que pueda cambiar en el corto plazo algunos indicadores, aunque su tendencia la lleva a estar suspensa por los indicadores de la Zona Premium durante una temporada.

Su último cierre, ayer, fue en 37,95 euros por acción.