La francesa Carrefour, la segunda mayor cadena minorista del mundo, presentó el miércoles su propia marca de bajo coste para atraer a unos consumidores cada vez más preocupados por el precio en un momento en el que la crisis económica está reduciendo el consumo. La marca Carrefour Discount (Carrefour Descuento) incluye 400 artículos del día a día, de los cuales el 83 por ciento son productos alimenticios como zumo de naranja, judías verdes y carne picada, y se lanzará en los supermercados e hipermercados de Francia a finales de mayo.
Carrefour está intentando despojarse de su imagen de vendedor caro para mantener a los clientes que buscan controlar el gasto. "Gestionar el gasto y los presupuestos es un auténtico problema. El consumidor hoy tiene un auténtico problema de gasto", dijo el director ejecutivo de Carrefour Francia, Gilles Petit, a los periodistas el miércoles.

Las ventas del grupo en el primer trimestre cayeron un 5,1 por ciento en Francia, una cifra que representa aproximadamente un 42 por ciento del total.

La compañía está intentando incrementar la cantidad de productos de su propia marca, que tienen márgenes mayores, en sus supermercados franceses, hasta un 50 por ciento en tres años desde el 40 por ciento actual, dijo Petit.