Los bancos, especialmente Caixabank, se beneficiaron ayer de la suavización del discurso de Mario Draghi. El banco catalán subió fuertemente, aunque se frenó en máximos de octubre del 2015.
 
Caixabank cerró ayer con una revalorización cercana al 4%, marcando máximos intradiarios en 3,50 euros, máximos de octubre de 2015 y zona desde la que, en su día, aceleró las caídas que le llevaron a marcar mínimos en junio del año pasado en 1,9 euros.
 
Desde dicho suelo se ha revalorizado un 90%. Si consigue firmar la semana por encima de los 3,50 euros, escasas serían las referencias técnicas que podrían obstaculizar la reconquista de los 4,10 euros.  Sin embargo, no podemos obviar que Caixabank está rondando esta zona de importante resistencia a punto de entrar en sobrecompra (RSI en 67 puntos), por lo que no sería descartable un descanso y throwback a la directriz alcista que pasa por los 3,30 euros antes de seguir subiendo.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que, pese a las repentinas subidas de Caixabank, no es de los bancos que mejor aspecto técnico presenten. De hecho, recibe 6,5 puntos, sólo por encima de los 0,5 puntos que recibe Popular entre sus comparables. No obstante, las medias de 14 y 40 sesiones están confluyendo. Si hoy supera resistencia, podrá recuperar la tendencia alcista de medio plazo, si no, seguirá cojeando por esta pata.