Los tipos de interés se han incrementado más de lo previsto anteriormente, al modificar los responsables de la política monetaria la orientación de la misma, de condiciones monetarias muy flexibles, de forma drástica, a fin de mantener la inflación bajo control.