El presidente de la Rerserva Federal, Ben Bernanke prácticamente “ha dado una de cal y otra de arena pero me quedo con la interpretación de que seguirá mirando la inflación en un contexto de tipos muy estable”. El experto de Citigroup asegura que “los tipos permanecerán durante mucho tiempo en el 5,25%” en un contexto de crecimiento económico moderado, inflación y unos datos de vivienda “que podrían seguir afectando a los mercados en los próximos meses”. Sin embargo, las caídas del mercado vienen de la mano de los tipos de interés de la deuda, y no tanto los oficiales. El ISM no manufacturero ha resultado un dato mucho más elevado de lo esperado, hasta los 59,7 puntos. Un repunte del componente de inflación, “ha motivado que la deuda se coloque por encima del 5%, lo que dejaría una margen de subidas hasta el 5,30% en los tipos de interés oficiales. “Son los tipos de la deuda lo que más afecta al mercado” advierte Campuzano para quien “la situación hipotecaría y de concesión de créditos no están en su mejor momento y, en una economía como la norteamericana, tendrán más impacto la subida de más de un cuarto de punto en la deuda”. Sobre el sector de la construcción, la FED ha advertido de que el ajuste podría continuar. Sin embargo, la Reserva Federal está mucho más pendiente de una señal de calma en el sector en el sentido de que se trata de un ajuste y no de una crisis.