El Banco Santander cerró el ejercicio 2013 con un beneficio neto atribuido de 4.370 millones de euros, un 90% más que en 2012, debido al "fuerte" descenso en las necesidades de saneamientos.

Esta mejora del beneficio viene propiciada en especial por la caída de las provisiones para saneamiento, una vez que en 2012 se dotó el riesgo inmobiliario en España.

Tras varios años cerrando con descenso de beneficio, la entidad ha resaltado que los resultados de 2013 marcan un cambio de tendencia.

En 2013, el 53% del beneficio procede de mercados en desarrollo (Latinoamérica y Polonia) y el 47% de mercados maduros. Latinoamérica aportó el 47% al beneficio del grupo (Brasil, el 23%, México, el 10% y Chile, el 6%); Europa, el 43% (Reino Unido, el 17%, España, el 7%, y Alemania y Polonia, el 6% cada uno) y Estados Unidos, el 10%.

El beneficio atribuido de la entidad en el mercado español alcanzó 478 millones de euros, un 45% menos, con una mejora de tendencia en los ingresos.

Mantiene el dividendo en 0,6 euros por acción, lo que equivale a una retribución de 28.100 millones de euros.

Banco Santander ha realizado provisiones de 10.800 millones y otras dotaciones por 1.800 millones, el beneficio antes de impuestos ascendió a 7.300 millones, de los que 1.850 millones se destinaron al pago de impuestos y otros mil millones, disminuyendo en 7 de los 10 mercados en los que está presente.

Con estos resultados, el beneficio por acción del Banco Santander correspondiente al último trimestre resultó ser de 0,09 euros, con lo que el BPA para 2013 se coloca en los 0,41, ligeramente por debajo del consenso de analistas que esperaban un 0,43.
 
BPA BANCO SANTANDER (FUENTE: BANCO SANTANDER)
BPA BANCO SANTANDER (FUENTE: BANCO SANTANDER)