A corto plazo, al mercado le cuesta superar los 13.000 puntos y va a sumirse en un proceso de consolidación que se puede aprovechar para tomar posiciones en el sector bancario, próximo posible líder en el sector, destacando los dos grandes, puesto que tienen capacidad de crecimiento con independencia del ciclo económico. Además, van a ser las primeras opciones puesto que son ahora los más infravalorados.
Pendiente de los acontecimientos en el sector eléctrico sigue el mercado a la espera de ver la carta que juega Gas Natural, la compañía que se ha quedado más descolgada en los últimos acontecimientos. Por su parte, la cotización de Endesa se ha visto reactivada y, a corto plazo, todavía pueden quedar algunas bazas especulativas en el sector, aunque a medio plazo las valoraciones en el sector no son muy atractivas. Endesa se dirige hacia los 35 euros, que más o menos están asegurados, que son una baza y pueden dar alguna sorpresa final.