Estos resultados están en línea con lo previsto o bien dando sorpresas positivas con casos como el de Iberdrola con alzas del 25% o Banco Popular que crece con fuerza. Los crecimientos son potentes y con los tipos de interés de los bonos a 10 años en el 4% lo mejor es invertir en renta variable porque con la renta fija no se cubren los niveles de inflación y eso supone un elevado riesgo.
Es difícil valorar el efecto Bernanke, pero su discurso da tranquilidad ante el despiste que había en el mercado. Controlaba los mercados desde el principio y ahora ha empezado a dar pistas para impulsar a los mercados que están seriamente afectados por las tensiones geopolíticas. A partir de ahora la Reserva Federal medirá bastante la política monetaria futura, en un entorno que se caracterizaba por la multitud de posiciones vendedoras que esperaban la ruptura de los soportes; esto es, una zona de soporte con mercado sobrevendido.