Wall Street comenzaba la sesión en positivo pero las dudas se imponían rápidamente en el parqué. En opinión de Juan Dieste, analista de Oreyitrade, “en primer lugar hubo una sobre-reacción a los datos de balanza comercial en EEUU porque los resultados fueron mejor de lo esperado por el consenso de mercado”, “se esperaba un balance negativo de 29.000 millones y ha salido de 27.000 millones”, aún así “es un 5,5% más que el de marzo”. Lo que ha sucedido es que “en un primer lugar se reaccionó al hecho de que fuera mejor de lo esperado pero tras una segunda lectura vieron que el dato es malo y que la recesión continúa”.
En relación al ámbito financiero, Dieste mantiene que “realmente los stress test tuvieron mucha especulación, se decía que no iban a pasarlo todos y así ha sido”. “Un total de 10 de 19 entidades necesitan ampliar capital” aunque “el mercado acoge bien los datos y las palabras de Bernanke así como las del presidente del BCE, Jean Claude Trichet”. El experto recuerda que “los mandatarios afirman que las medidas que se han tomado surtirán efecto y que estamos cerca de un punto de inflexión” y ello “se ha traducido en un comportamiento positivo de los mercados”.

General Motors vuelve a sufrir el latigazo de los recortes al otro lado del Atlántico y el analista expone que “ayer se habló de que podría tener que quebrar al igual que Chrysler” y “por ello el mercado deja de tener fe” y hace bajar su cotización. Así mismo “se hablaba de que podrían no tener todo el programa de reestructuración preparado para el 1 de junio que es la fecha límite que dio Obama para la presentación de los planes” y “de ahí que veamos una caída importante”. Las perspectivas del experto sobre la compañías pasarían también por la quiebra, “desde que se empezó a hablar de que podría quebrar se dijo que no sucedería porque eran 3 millones de empleos y el Gobierno no dejaría que desaparecieran”, pero “con las quejas que ha recibido el Ejecutivo sobre la utilización del dinero de los contribuyentes” hay mucha presión y “puede ser que decidan dejarla quebrar”. “También puede ocurrir al igual que con Chrysler que alguna otra empresa muestre interés y se consiga salvar la empresa”.

Así las cosas el experto mantiene que “el mercado suele asimilar más deprisa las cosas que la economía real”. “Vemos una recuperación en los mercados desde hace ocho semanas que no está en la economía real si vemos el desempleo” sin embargo “hay datos financieros que sí dan una cierta visibilidad, van siendo mejor y dan un cierto ánimo no sólo a los mercados sino a la economía real también”. Ahora mismo el experto mantiene que “nuestra recomendación sería el sector tecnológico, aunque esté siendo castigado es porque es el que menos ha sufrido hasta ahora, y hay correcciones”. También se fijaría en “las farmacéuticas que siguen recuperando porque es el tradicional sector refugio”. Aún así no se decantaría por ningún título en concreto, sino por seguir ambos sectores.