Banco Santander consolida bajo el anterior soporte, ahora convertido en resistencia, de los 3,689, nivel que ha sido incapaz de superar posteriormente registrando un movimiento pullback que le vuelve a acercar a mínimos anuales. La estructura de fondo y sus medias móviles de medio y largo plazo siguen invitando a deshacer posiciones largas o de compra en cada movimiento