Amadeus obtuvo un beneficio neto de 431,6 millones en los nueve primeros meses del año, un 35,3% menos que en el mismo periodo de 2011, “un descenso que se debe a ajustes contables y amortizaciones que no tienen efecto en la caja de la compañía ni están relacionados con el negocio”.

La directora de relaciones con los inversores de Amadeus indica que “desde un punto de vista de la realidad del nuestro negocio, es más recomendable fijarse en el beneficio ajustado, lo que ha aumentado un 20% hasta septiembre de este año”.

Por áreas, “el negocio de distribución sigue creciendo notablemente y el de soluciones tecnológicas está creciendo a doble dígito. Al 18% en el tercer trimestre. Ambas se están comportando de forma sólida”.

La deuda financiera neta consolidada a cierre de septiembre se situó en 1.581,8 millones de euros, lo que supone una reducción del 14,6% con respecto a diciembre de 2011. “Con esta reducción, la deuda neta supone 1,4 veces nuestro Ebitda, por lo que hemos logrado bajarla hasta ubicarla dentro de nuestro rango objetivo, entre 1-1,5 veces”.

"Nuestro modelo de negocio es extraordinariamente resistente, lo que nos hace tener confianza en que acabaremos el año con cuentas sólidas”.


Declaraciones a Radio Intereconomía