El verano de 2009 no será, por segundo año consecutivo, "fuente de empleo" debido a la crisis económica, según Adecco, que prevé que la contratación temporal se reduzca un 50% en el periodo estival en comparación con el año pasado. "Esto no predice a corto plazo ninguna mejora del empleo en el país", subrayó la empresa de recursos humanos. Ya en verano de 2008, cuando se empezaba a hablar abiertamente de la existencia de la crisis pero desconociendo su gravedad, la contratación de las empresas de trabajo temporal cayó un 17% en relación al verano de 2007.
Desde entonces, señala Adecco, el panorama "ha cambiado drásticamente". En el tercer trimestre de 2008, los datos arrojaron la primera caída del empleo desde 1994 (se perdieron 164.300 puestos de trabajo) y el paro no ha dejado de subir.

"Los pronósticos para este verano baten este récord que hace un año parecía muy preocupante", continúa Adecco. De hecho, según el Indicador Laboral de Comunicades Autónomas que elaboran conjuntamente Adecco y el IESE, en el tercer trimestre de este año se destruirán 1,5 millones de puestos de trabajo en relación al mismo periodo de 2008.

La contratación temporal no ayudará a estas cifras, pues, según Adecco, no reactivará el mercado laboral en verano como siempre ha ocurrido. Una de las razones que apunta para ello es que este año la crisis no ha sorprendido a las empresas, por lo que han tenido tiempo de planificar sus plantillas y adaptarlas a la caída del consumo.

Adecco ha observado incluso en la hostelería un hecho que hacía muchos años que no se daba: la decisión de algunos hoteles de cerrar en temporada baja para dar vacaciones a su personal y tenerle así disponible durante el verano, ahorrándose la contratación temporal por sustitución de vacaciones.

Además, aunque tradicionalmente el verano suponía la contratación de un importante número de trabajadores en el sector industrial para sustituir a los veraneantes, Adecco prevé que este año las empresas optimicen al máximo sus plantillas, de tal forma que los periodos vacacionales comenzarán antes y terminarán más tarde con el fin de que los propios trabajadores puedan suplir la ausencia de sus propios compañeros.

En algunos casos, algunas fábricas optarán por parar la producción en el mes de agosto y dar así vacaciones al mismo tiempo a sus trabajadores, rompiendo una tendencia que se venía produciendo en los últimos años de mantener la producción todos los meses por igual.

Tampoco el sector de logística y transporte prevé un aumento de la contratación temporal para cubrir la demanda, y la banca, otro sector típico generador de empleo en la época estival, verá paralizadas las contrataciones debido a la reestructuración que está viviendo el sector.

HABRÁ DEMANDA, PERO MENOS.

Pese a que la demanda de puestos de trabajo experimentará un importante retroceso con respecto a años anteriores, Adecco asegura que seguirá existiendo un considerable número de ellos que serán demandados por las empresas.

Así, cocineros, camareros o recepcionistas de hotel con idiomas serán los más requeridos en los negocios de restauración y hoteles, mientras que los agentes de viaje, guías turísticos, animadores socioculturales y monitores de tiempo libre serán los trabajadores 'estrella' del verano para las agencias de viajes, parques temáticos y centros de ocio.

En el sector industrial, se demandarán sobre todo técnicos de mantenimiento, todo tipo de oficiales industriales, operadores, peones, carretilleros de grúa e inventaristas, mientras que en el sector del transporte, la logística y los centros comerciales lo más demandado serán cajeros, dependientes y reponedores, entre otros.