Indra se dispara esta sesión y se consolida ampliamente por encima de los 10 euros que rompió la semana pasada. Parece que a los inversores les gusta el cambio de rumbo de la compañía y regresan al valor capitaneados por Abril-Martorell. 

Al margen de las subidas que registra hoy, Indra ya se había convertido en uno de los valores más alcistas del Ibex 35 en lo que va de año. En este ejercicio se revaloriza más de un 30%. Parece que se han cumplido las cábalas de Gisela Turarizzi, CEO de Blackbird, que a finales del 2014 (año en el que perdió un 35%) nos decía que “tras ser muy castigada, si se produce un cambio en la directiva, los inversores volverán al valor”. Y han vuelto por la puerta grande. Tras el nombramiento de Abril-Martorell al frente de la compañía en sustitución de Javier Monzón, Indra se revaloriza un 38%. Además, ha ido desarrollando una directriz alcista perfecta que le ha llevado a batir incluso la directriz bajista de largo plazo que nació en abril del 2014 y que tanto penalizó el ejercicio pasado. Ahora, el siguiente objetivo de Indra son los 10,70 euros y, posteriormente, los 11,40.

Ahora bien, en lo que llevamos de mes, Indra sube un 12%, lo que le convierte en el segundo valor más alcista del Ibex sólo por detrás de Grifols. Esta subida repentina en tres semanas ha llevado a su RSI a marcar sobrecompra, por lo que el valor podría experimentar alguna corrección que no tendría importancia e, incluso sería sana, mientras no perdiera el doble dígito. De caer por debajo de 10 euros Indra podría irse a los 9,4 y los 9 euros, consecutivamente.

Si desea ver todos los análisis y recomendaciones sobre Indra, consulte su ficha

indra