Con las perpsectivas de 2017 sobre la mesa, Diaphanum tiene claro que 2017 será el año de la renta  variable aunque adecuada a cada perfil de riesgo. Recomienda estar fuera de sectores regulados y conceden una oportunidad a la renta fija, a pesar de ser un activo arriesgado. 
 
¿Mejor renta variable Europa o EEUU?
 
Nosotros no hemos cambiado nuestra posición respecto a la proporción entre renta variable americana y la Europea. Consideramos que el avance de las bolsas dependerá de los resultados empresariales y ahí estará la clave. Probablemente irán en el mismo sentido con lo que no veremos un crecimiento mucho más fuerte de beneficios en Europa que en EEUU y en consecuencia no hemos alterado nuestra distribución de activos.
 
En una cartera compuesta al 100% y para un inversor agresivo ¿qué porcentaje de renta variable sería óptimo?
 
Nosotros medimos la volatilidad y, según nuestros modelos, ahora mismo un inversor agresivo tendría en torno al 75% de la cartera en renta variable. Por distribución geográfica, el único mercado que tenemos infraponderado es Japón y el resto de los mercados consideramos que puede tener un buen comportamiento.


 
Y ¿para un perfil más moderado de riesgo?
 
En un equilibrado el porcentaje sería del 50% y en un perfil más conservador bajaría hasta el 10%. Con lo que hay personas con aversión muy importante al riesgo y somos partidarios de que duerman por las noches.
 
Sectorialmente ¿dónde está el mayor potencial de la renta variable?
 
Nosotros consideramos que hay que estar fuera de sectores regulados, en consumo no cíclico y tecnología estamos sobreponderados también, Materias primas e industriales pueden tener un buen papel y quizás la novedad de este año es que estamos incrementando el peso del sector financiero en las carteras.
 
Estamos mirando lo que diga Janet Yellen durante este 2017. Sabemos que subirá, como mínimo, los tipos de interés dos veces pero nos falta saber la cuantía. ¿Es positivo este proceso de subida para los bancos?
 
En la medida en que suban los tipos de interés y se positivicen las curvas es bueno para los bancos, con lo que las entidades empezarán a poderse ganar la vida. En Europa con los tipos de depósito a -0.4% y todos los tipos en negativo hace que el margen de intermediación esté sufriendo mucho en la banca.

¿Y para la renta fija?
 
En principio no. Nosotros tenemos una visión negativa de la renta fija en general. Nosotros estamos esperando un repunte de inflación, no muy fuerte,  pero pensamos que la renta fija en este escenario no tendrá un buen papel. Habrá excepciones. Somos partidarios de tener high yield, deuda pública periférica con baja duración pero todo lo que sea renta fija nos parece un activo arriesgado. Se puede perder dinero.
 
En la presentación de sus perspectivas nos dijeron que tenían que tener un porcentaje de la cartera en liquidez, en activos monetarios y depósitos. ¿Por qué puede ser una alternativa en un momento en el que los bancos centrales están comprando este tipo de activos?
 
La tesorería rendirá muy poco con lo que si se saca algo hay que estar pendiente. Pero lo que tiene como virtud es que es un activo que no dará muchos sustos y, como consecuencia de las compras de los bancos centrales, la mayor parte de los activos están caros. En consecuencia, si intentamos medir el riesgo de la cartera hay que tener liquidez, aunque sepamos que no tendremos mucho retorno, si quieres controlar el riesgo. Además, tener fondos de retorno absoluto que te da cierta expectativa de obtener una mejor rentabilidad.